Un mundo de breves avances en Equidad de Género

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En 1995 se aprobó la Declaración de Pekín, que marcó un punto de infle xión en la promoción de la igualdad y los derechos de mujeres y niñas. 25 años después, dicho apartado continúa como una tarea pendiente en mu chos ám bitos de la vida, y si bien el género femenino goza de un mayor acceso a la educación, el riesgo de que sean víctimas de violencia persiste.

Esa es la conclusión a la que llegaron ONU Mujeres, el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) y Plan International en su informe “Una nueva era para las niñas: balance de 25 años de progreso”.

El mayor avance se ha registrado en el acceso a la educación, ya que el nú mero de pequeñas que no van a la escuela ha disminuido en 79 millones entre 1998 y 2018

A nivel de primaria, sigue habiendo más chicas que chicos fuera de la escuela, pero en lo que se refiere a la educación secundaria actualmente hay 97 millones de pequeñas que no la reciben frente a 102 millones de varones.

El que las niñas completen su educación primaria las aleja de los matri monios y los embarazos tempranos, resalta el informe. Actualmente, dos de cada tres mujeres realizan estudios secundarios en comparación con una de cada dos en 1998. Así, cuatro de cada cinco menores completan en la actua lidad sus estudios primarios pero solo dos de cada completa la educación secundaria.

Por su parte, la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, llama la atención sobre el hecho de que mujeres y niñas “tienen que emplear el triple de tiempo y energía que los hombres en las tareas domésticas” y previene de que salvo que esto cambie, la igualdad de opor tunidades seguirá estando fuera del alcance.

Asimismo, la cifra de los conocidos como nini (los adolescentes que ni estudian ni trabajan) también es superior entre las niñas, con casi una de cada cuatro con edades comprendidas entre los 15 y los 19 años en esta situación, frente a uno de cada diez chicos.

La jefa de Unicef, Henrietta Fore, advierte de que “el acceso a la educación no es suficiente, sino que también hace falta cambiar los comportamientos y las actitudes hacia las niñas (…) la verdadera igualdad solo llegará cuando todas las menores estén a salvo de la violencia, sean libres de ejercer sus derechos y puedan disfrutar de las mismas opor tunidades en la vida”, recalca.

VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA

Sin embargo, las agresiones acechan de forma continua a las niñas, espe cialmente la violencia de género. Una de ca da 20 adolescentes de entre 15 y 19 años ha sido víctima de sexo forzado en su vida.

ONU Mujeres, Unicef y Plan International también han constatado un de clive en la práctica de la mutilación genital femenina, si bien una de cada tres adolescentes todavía son sometidas a la misma en los 31 países en los que prevalece tal tradición.

En el plano de la salud, se ha constatado un descenso en los embarazos ado lescentes; la tasa de maternidad ha pasa do de 60 de cada mil chicas de 14 a 19 años a 44 nacimientos.

“Si no ponemos fin a la discriminación a la que se siguen enfrentando las niñas en todo el mundo, tendremos pocas posibilidades de alcanzar las am biciones de igualdad de género establecidas en la Agenda 2030”, resume la directora general de Plan International, Anne-Birgitte Albrectsen. (MILE NIO)


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •