Las historias de víctimas de feminicidio infantil en tiempos de cuarentena

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Más llamadas telefónicas de auxilio, denuncias por violencia familiar, más casos de feminicidio infantil; este es el panorama de México ante una de las emergencias más grandes que existen: la violencia contra las mujeres.

Desde que el Covid-19 llegó a México a finales del mes de febrero, las mujeres han tenido que resguardarse en sus hogares, pero eso no las ha salvado de dejar de ser víctimas de violencia feminicida, que sigue siendo un problema sin resolver en nuestro país. Arely, Alison, Ivana, Jennifer, Tania y Naomi, son sólo algunas de las niñas que fueron asesinadas en las últimas semanas. Por ellas, exigen ¡Justicia!

Uno de los casos que más ha conmocionado es el de una bebé de seis meses, quien fue asesinada el pasado 3 de abril en San Francisco del Mar, región del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

La niña habría sido agredida sexualmente por la pareja sentimental de su mamá. Y aunque en un inicio el caso fue clasificado como homicidio simple, fue reclasificado como feminicidio. En una audiencia realizada el 11 de abril, una jueza de control dictó auto de vinculación a proceso contra Sergio Francisco N, imponiéndole prisión preventiva oficiosa como medida cautelar y otorgando cuatro meses para el cierre de investigación.

“Este feminicidio horrendo, no queremos que quede impune”, expresó la familia de a niña de seis meses.

Arely -de un año de edad- se encontraba jugando en el jardín de su casa, en Quintana Roo, cuando fue secuestrada. El 24 de marzo, su familia reportó su desaparición y comenzaron a buscarla.

Luego de dos días de su desaparición, Arely fue localizada sin vida en una área verde cercana al Colegio St. John. El presunto responsable de estos hechos es Luis N, quien días antes había peleado con la familia de la menor de edad y como ‘venganza’ secuestro y agredió sexualmente a la niña.

El hombre fue detenido y se inició una carpeta de investigación para que sea imputado por el delito de feminicidio.

Alison tenía dos años de edad cuando Daniela, su mamá, llamó a los paramédicos asegurando que la niña se encontraba mal. Al llegar, el personal de auxilio encontró a Alison sin signos vitales. Ese 24 de marzo, fue trasladada al Hospital Universitario, en Puebla, donde el personal médico confirmó que había llegado sin vida.

Daniela y Víctor ‘N’, padrastro de la pequeña, aseguraron que probablemente Alison se había caído y golpeado en la cabeza. Pero la realidad era otra, la menor de edad había sido víctima de violencia sexual y física.

En una audiencia realizada el pasado lunes 6 de abril, se vinculó a proceso a Daniela y Víctor, quienes estarán en prisión preventiva hasta que se dictamine sentencia por el delito de feminicidio.

Jennifer Milagros -de cinco años de edad- fue asesinada a golpes por su padrastro, en el municipio Pesquería, Nuevo León. El 7 de abril, la madre de la menor de edad habría reportado a su hija inconsciente en su domicilio. Al lugar arribaron paramédicos de Protección Civil; sin embargo, luego de revisarla pudieron corroborar que ya no presentaba signos vitales.

Cristian Alfonso, un hombre de aproximadamente 28 años, padrastro de la menor de edad, fue el responsable de la agresión. Y aunque huyó, fue detenido el 10 de abril en Torreón.

El hombre compareció en una sala de audiencias del Palacio de Justicia de Monterrey, donde el Ministerio Público lo acusó formalmente ante el juez por los delitos de feminicidio y violencia familiar. Se limitó a escuchar y su defensa pidió tiempo para ofrecer pruebas a su favor, por lo que se fijó nueva audiencia para el día jueves 16 de abril.

Jennifer Milagros soñaba con vestirse como la princesa Bella. Y es justo así como la despidieron sus vecinos, quienes se organizaron para cumplir su sueño y exigir justicia para ella.

Ana Paola tenía 13 años, le gustaba bailar y en diversas fotografías y videos que circulan en redes sociales se le ve sonriente y feliz. “Llena de amor y vida”, así la describen quienes la conocieron.

Fue asesinada el pasado 2 de abril, en una vivienda en la colonia Real del Arco, en Nogales, Sonora. Ana Paola fue localizada sin vida y con signos de violencia física y sexual, al interior de una de las recámaras, de acuerdo con la Fiscalía de Justicia del estado. El feminicidio lo perpetró un hombre que entró a asaltar su hogar mientras su madre se encontraba en el supermercado.

José Ramón “N”, de 32 años de edad, fue capturado y aceptó su culpabilidad en el feminicidio y robo. Motivo por el cual se llevó un juicio abreviado en el que se le dictó una sentencia de 70 años de prisión.

En Chihuahua, una niña de seis años fue asesinada el sábado 11 de abril. Sus abuelos aseguraron que la pequeña tenía dificultad para respirar y semanas antes había padecido dolores de cabeza y calentura. Sin embargo, en la necropsia se detectaron signos de abuso sexual.

Por este delito se emitieron dos órdenes de aprehensión contra Miguel Ángel “N” y María Guadalupe “N”, abuelos paternos de la niña.

Y aunque ya se confirmaron las agresiones contra la pequeña, el laboratorio forense también solicitó el procesamiento de una prueba de Covid-19, debido a las declaraciones de los abuelos. Mientras tanto, los adultos mayores serán presentados ante un Tribunal de Control para formularles cargos por los delitos de homicidio agravado por razón de género y violación.

Tras esta ola de violencia, cientos de mujeres se han manifestado en redes sociales con movimientos como “Luz por nuestras hermanas” y con la creación de carteles, en los que se puede leer “Las niñas no se tocan, no se violan, no se matan”.

El Comité de Expertas del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará (Mesecvi), que forma parte de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, solicitó que haya una perspectiva de género en esta contingencia: “El Coronavirus es un problema mundial, la violencia contra las mujeres también”.

Al respecto, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) y el Instituto de Derechos Humanos “Ignacio Ellacuría”, coinciden en que el Estado debe “mantener y reforzar las medidas de prevención, atención, protección e investigación de la violencia de género contra las mujeres, actuando de forma inmediata y eficaz frente a cualquier situación”.(5o. PODER)


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •